El Teatro de Caja Negra: Versatilidad Escénica en Auge

El teatro de caja negra, una tendencia en auge, ha ganado popularidad en muchos complejos teatrales contemporáneos, como el Teatro Milán – Foro Lucerna, los teatros del Centro Cultural Universitario y el Centro Cultural Helénico. Esta modalidad, acompañando a los teatros principales, se ha vuelto un componente esencial.

Su origen se remonta al siglo XX en Estados Unidos, introducido por grupos vanguardistas. Adolphe Appia, diseñador suizo, sentó las bases de esta idea de un espacio escénico versátil. Aunque el primer teatro de este tipo, según registros, estuvo en la casa del actor Gilmor Brown en Pasadena, California, distaba considerablemente de la caja negra moderna.

La esencia del teatro de caja negra radica en su simplicidad: un espacio cuadrado o rectangular con paredes negras y piso plano. Esta estructura permite múltiples configuraciones para el público: teatro en ronda o arena, escenario de empuje o plataforma, e incluso variaciones adaptadas.

Su construcción sencilla y facilidad de mantenimiento son ventajas destacables. Ideal para montajes con requisitos técnicos básicos y escenarios limitados.

teatro caja negra

Aunque originalmente eran espacios de ensayo y experimentación en los años 60, rápidamente se convirtieron en esenciales en el mundo teatral.

Estos recintos, además de sus características básicas, incluyen rejillas de tubería o pasarelas para iluminación y otros elementos técnicos, junto con cabinas de control para manejar luces y sonido.

Ejemplos notables de estos espacios incluyen el Foro Lucerna, el Foro la Gruta, el Foro Sor Juana Inés de la Cruz y el Teatro Santa Catarina, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio