Lavar Peinar y Enterrar: Un Recorrido Cómico por la Estética

Lavar Peinar y Enterrar 2

En una atmósfera saturada de la música popular mexicana de los años 80, el telón se alza en el escenario del Foro, revelando una estética de barrio que inmediatamente transporta al público a una época de esplendor kitsch. Una figura alta y rubia observa desde su asiento mientras un hombre con una máscara de fomi, reminiscente del rostro de un zorro caricaturesco, la amenaza. Así da inicio «Lavar, Peinar y Enterrar», una comedia que ofrece una noche llena de risas y absurdos en un escenario que es testigo de confesiones y revelaciones de secretos del pasado. A lo largo de esta reseña, exploraremos la trama de esta producción teatral que combina el humor, la transformación y la belleza externa en un mundo donde nada es lo que parece.

Lavar y Peinar un Escenario excepcional

El escenario de «Lavar, Peinar y Enterrar» está impregnado de la estética de los años 80, desde la música hasta la ambientación visual. La música popular mexicana de esa época, a todo volumen, establece el tono y el ambiente. Los colores brillantes y los detalles kitsch, como los espejos enmarcados y los sillones tapizados en blanco con botones de pedrería, crean una atmósfera retro que sumerge a la audiencia en una experiencia única. Este escenario de belleza y estética de barrio se convierte en el telón de fondo perfecto para una historia llena de giros y sorpresas.

El argumento de «Lavar, Peinar y Enterrar» gira en torno a un secuestro que tiene lugar en un negocio de belleza. Dos hombres, motivados por su deseo de cambiar sus vidas, toman como rehenes a la dueña del negocio y a su asistente. Lo que comienza como una situación tensa se convierte rápidamente en un torbellino de confesiones y revelaciones de secretos del pasado. Los dos secuestradores, torpes y cómicos, liberan sus secretos de manera inoportuna, desencadenando carcajadas en el público que sigue atentamente cada giro absurdo de la trama.

La Dirección de Pilar Boliver y el Talento del Elenco

La dirección de Pilar Boliver, una experta en la comedia y la estética escénica, guía al elenco con maestría a través de los desafíos tonales de la obra. Cada actor aporta carisma y autenticidad a su personaje, haciendo que la trama sea aún más entretenida y convincente. Angélica Bauter, Ignacio Saucedo, Shiky, Aldo Guerra, Juan Carlos Martín del Campo y Tomás Strasberg forman un equipo actoral excepcional que se sumerge completamente en sus roles y mantiene al público cautivado de principio a fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio